Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La predicción martiana del fenómeno imperialismo y el siglo XXI

Resumen: Martí es un hombre del siglo XIX, cuyo pensamiento predictivo coexiste en el siglo XXI, con la Internet y todos los cambios que han ocurridos en la sociedad .La aplicación consecuente del método histórico-lógico en el análisis de la evolución de los procesos sociopolíticos, permite a Martí una visión anticipada del desencadenamiento de acontecimientos políticos, revelando esencias de fenómenos y procesos no evidentes como realidad concreta en su tiempo, muchos de ellos continúan sin concretarse en el actual siglo y otros como la anunciada amenaza que para los pueblos latinoamericanos representaba el imperialismo yanqui pasaron de la utopía a la realidad.

Publicación enviada por Lc. Guillermo Paumier Labaceno y Lc. Iiliana Duránd Terrero




 


RESUMEN

Martí  es un hombre del siglo XIX,  cuyo pensamiento predictivo  coexiste en el siglo XXI, con la  Internet y todos los cambios que han  ocurridos en la sociedad .La aplicación consecuente del método histórico-lógico en el análisis de la evolución de los procesos sociopolíticos, permite a Martí una visión anticipada del desencadenamiento de acontecimientos políticos, revelando esencias de fenómenos y procesos no evidentes como realidad concreta en su tiempo, muchos de ellos continúan sin concretarse en el actual siglo y otros como la anunciada amenaza que para los pueblos latinoamericanos representaba el imperialismo yanqui pasaron de la utopía a la realidad. 

 

INTRODUCCIÓN

Una aproximación  hermenéutica a  la obra de José Martí presupone tomar muy en serio la consideración del Dr. Cintio Vitier, de que “Ninguna imagen puede agotar su imagen” ([1]). Hablar de Martí, enjuiciar su pensamiento y acción es siempre un gran compromiso y un enorme riesgo; por su extraordinaria universalidad, originalidad, grandeza, y  excepcional genialidad como pensador.

En  la   valoración exegética de  la obra martiana, mucho tienen que ver nuestros puntos de vistas, ideas y concepciones  , por su carácter polisemico, pude  ser considerada materialista-dialéctica, idealista,  atea o  religiosa, según la posición que se suma, pero en lo que la mayoría concuerda es en su carácter predictivo.

Sus ideas políticas, económicas y filosóficas constituyen hoy una alternativa a la crisis gestada  en las   instituciones jurídicas, políticas y   los “principios éticos” en los que se sustenta el sistema capitalista, en especial el imperialismo yanqui, que promueve hoy una política hegemónica neofascista y discriminatoria.

 

DESARROLLO

La predicción es una necesidad para quienes pretendan dirigir procesos sociales, en Martí constituyó una preocupación sistemática reflejada en su pensamiento y sus obras, en la que se advierte una orientación espacio- temporal consecuente con la lógica de sus razonamientos.

Son frecuentes en las obras de Martí las referencias intertercontextuales que requieren que el lector a partir de sus referentes culturales interprete  la relación pretérito-presente-futuro contenida en las mismas.

El propio Martí reconoce la necesidad de una visión futurista en la interpretación de los fenómenos sociales, al respecto son muchas las referencias que podemos encontrar en su obra, pero preferimos abordar solo algunas de ellas: “... el deber interno y esencial en la política que es sobre todo el arte de previsión” ([2]) “El político debe trabajar para el futuro”([3]) “...¡ qué dolor ver claramente en las entrañas de los siglos futuros, y vivir enclavado en su siglo !”([4])  “La gloria no es de los que ven para atrás, sino para adelante”([5])  “Adivinar es un deber de quien pretende dirigir. Para ir delante de los demás se necesita ver más que ellos” ([6])  

En todos los casos citados con anterioridad, aparece  expresado  como elemento común la necesidad  de adelantarse a los acontecimientos. Si nos atenemos al significado del concepto predecir, en cuyas accesiones más comunes y frecuentes en los diccionarios de la lengua española se pueden leer: (anunciar, adivinar, profetizar, presagiar, pronosticar, vaticinar, augurar),  debemos  inferir como conclusión previa   que en el pensamiento y la obra martiana hay expresión configuracinal de una realidad anticipada.

La reconstrucción  histórico-cultural del pasado, permitió a Martí interpretar su presente, proyectar el futuro y orientar su praxis en correspondencia  con la lógica planteada por la realidad.

La aplicación consecuente del método histórico-lógico en el análisis de la evolución de los procesos sociopolíticos, permite a Martí una visión anticipada del desencadenamiento de acontecimientos políticos, terreno en el que podemos afirmar   que fue un gran previsor, revelando esencias de fenómenos y procesos no evidentes como realidad concreta en su tiempo, muchos de ellos continúan sin concretarse en el actual siglo y otros como la anunciada amenaza que para los pueblos latinoamericanos representaba el imperialismo yanqui pasaron de la utopía a la realidad. 

No existe duda alguna respecto a la capacidad de predicción  martiana, mérito que por naturaleza le corresponde, hoy nadie lo discute, ni quienes en vano se empeñan en tergiversar sus ideas.

La  consecuente aplicación de la lógica de su  pensamiento, conducen al maestro a profundas reflexiones,  que le  permiten penetrar en la esencia  de diferentes fenómenos y procesos, a partir de los cuales efectúa importantes conclusiones políticas, muchas de las cuales son consideras verdaderas profecías.

 La capacidad predictiva martiana, sustentada en profundos análisis sintéticos-valorativos,  se proyecta con la misma universalidad de su  pensamiento en todas las esferas de la realidad penetradas por él, logrando  proyecciones futuristas de gran alcance.

Martí no fue un político de tránsito, cuya actuación se asocia a un hecho específico dentro de una época determinada , su pensamiento traspasa los limites contextuales de su época, para    ofrecer una imagen holística y futurista   del desarrollo social.

El análisis sintético-valorativo-interpretativo en  la relación contextual  que logra establecer Martí entre pretérito-presente y futuro del continente americano,  es el soporte  de las  importantes anticipaciones  que en el plano político ofrece.

Son múltiples las ideas martianas que evidencian el carácter predictivo de su obra, pero en opinión del autor se sistematizan con mayor fuerza dos de ellas, a las cuales dedica gran parte de los elementos argumentativos que ofrece y que pueden plantearse en los siguientes términos:

1.      La independencia de Cuba y su papel en  el  continente americano.

2.      Peligro que representa  EE.UU. para los pueblos de América Latina  y el resto   Mundo.

 Estas revelaciones martianas tienen hoy una clara expresión, la han tenido en la historia   de Revolución Cubana y de las relaciones de los EE.UU. con los pueblos de América Latina y el mundo. (México, Santo Domingo Haití, Panamá  son testigos de estos anuncios martianos entre otros.)

El diferendo EE.UU.-Cuba, es sumamente revelador de estas dos grandes previsiones Martianas. Para poder entender las ideas de futuro, presentes en Martí hay que tomar como punto de partida la extraordinaria rapidez con que evoluciona su pensamiento, condicionado por las propias circunstancias en que vive.

Martí coexiste con tres realidades importantes, que desde el punto de vista contextual condicionan su pensamiento:

1.                 La situación económica, política  y social de Cuba que casi medio siglo después que los restantes pueblos de América Latina habían alcanzado su independencia del colonialismo español mantenía junto a Puerto Rico su status colonial, esta realidad la refleja Martí en sus primeros trabajos: “El Diablo Cojuelo” (1869), “Abdala”  “El Presidio Político en Cuba” (1871), “L a República Española ante la Revolución Cubana “(18773). En ellas expresa su posición anticolonialista.

2.                  Su contacto con la realidad Latinoamericana en cuyas repúblicas existe un capitalismo premonopolista débil corriendo el peligro de ser absorbido desde el exterior, su estancia en México y Guatemala le permiten comprender como la independencia puede ser un valor bastante relativo. México era independiente hacia casi medio siglo, allí  Martí tiene que evadir la dictadura de Porfirio Díaz y en Guatemala encuentra la dictadura Justo Rufino Barrio.

Por su parte,  en Cuba la guerra del 68 no había resuelto el problema de la independencia. Todo esto lo lleva a su conocida idea de que había llegado para la América Española la hora de su segunda independencia, conclusión a la que Martí arriba aun cuando algunos pueblos no habían logrado ni siquiera la primera.

3.                 Su estancia en los EE.UU., donde es testigo de la entrada del capitalismo en una nueva fase (La fase monopolista o imperialista),   donde tomaba cuerpo la necesidad de la expansión del capital norteamericano, hecho que fue percibido y alertado por José Martí, lo que hace posible que su obra adquiera una nueva dimensión y se convierta en la principal figura que lucha contra el colonialismo que languidece y el neocolonialismo que emerge  mostrando  sus intenciones.

Estas tres grandes realidades se expresan en cinco periodos fundamentales de la vida de José Martí.

1-Presidio Político.

2-Destierro en España.

3-Peregrinación por América Latina.

4-Residencia en los EE.UU.

5-Organización de la guerra del 95.

Durante estos periodos el pensamiento Martiano se mueve en diferentes sentidos, penetrando poco a poco en las entrañas de los acontecimientos sociales de su época, a partir de los cuales orienta importantes inferencias y sobre todo transita  de la compresión de la opresión social, a la colonial y de esta a la nacional.

Martí como todo ser humano percibe una realidad concreta y su primera respuesta ante ella es la impresión, que con gran talento y objetividad describe en sus obras, quizás, sin un conocimiento de causa en sus inicios, como para poder explicar la esencia  y contradicciones de lo observado, pero dejando clara su posición, ya en  “Adala” supo de manera genial solucionar la contradicción entre el deber con la patria y su amor por la madre.

La lucha contra la injusticia enfrenta a Martí, al colonialismo primero y al neocolonialismo más tarde y a todos los males que generan estos sistemas sociales,  racismo, injusticia,  desigualdad entre los hombres, el uso de las creencias para mantener en la ignorancia y explotación a las masas, oponiendo a ellos  el derecho a la libertad,  la independencia, la dignidad de los hombres, y a la educación entre otros.

Estas concepciones ideológicas de Martí, inevitablemente lo enfrentan a las realidades que engendran esos males, y lo definen como antiesclavista, anticolonialista, antirracista, antianexionista, antimperialista, independentista, latinoamericanista ctc.

En  Martí, la lucha por la justicia social está asociada a la independencia, la libertad y la  igualdad entre las naciones, no habrá  pueblo libre mientras halla uno que humille la dignidad de otros y es en este sentido que concede gran importancia al papel de Cuba en su lucha por la independencia y soberanía continental.

Son conocidos entre nosotros sus  esfuerzos por la independencia de Cuba, cuya necesidad  comprendió desde muy temprano ya  en “La República Española ante la Revolución Cubana" anuncia  que no hay otra alternativa al  expresar: “Cuba por ley de la voluntad irrevocable, por ley de la necesidad histórica, ha de lograr su independencia” ([7])

La primera gran previsión Martiana gira en torno a la independencia de Cuba y su papel en el continente y en el mundo. En el artículo  “Nuestras Ideas” señala Martí: “...no  sólo a los cubanos será beneficiosa la revolución en Cuba, y a los puertorriqueños la de Puerto Rico, sino a cuantos acaten sus designios  y ahorren su sangre” ([8]) 

En este sentido no solo percibe tal significado, además avizora posibles diferencias entre una y otra revolución, pero ambas contribuirán al mismo fin: “Cuba y Puerto Rico entrarán a la libertad con composición muy diferentes y en época muy distinta, y con responsabilidades  mucho mayores que los demás pueblos hispanoamericanos” ([9])

En el “Manifiesto de Montecristi” (25 de Marzo de 1895) Nuestro héroe nacional señaló: “La guerra de independencia de Cuba, nudo de haz de islas donde se ha de cruzar, en plazo de pocos años, el comercio de los continentes, es suceso de gran alcance humano, y servicio oportuno que el heroísmo juicioso de las Antillas presta a la firmeza y trato justo de las naciones Americanas, y al equilibrio aun vacilante del mundo” ([10])   

Otra importante referencia martiana al respecto expresa: “...las Antillas esclavas acuden a ocupar su puesto de nación en el mundo americano, antes de que el desarrollo desproporcionado de la sección más poderosa de América convierta en teatro de la codicia universal las tierras que pueden ser aún el jardín de sus moradores, y como el fiel del mundo.”([11]) 

 En el propio trabajo Martí señala “Hay que prever y marchar con el mundo...” ([12]),  con excepcional claridad relaciona tres importantes contextos, América Latina, Norteamérica y Europa, como se confirma a continuación: “-No son meramente dos islas floridas, de elementos aun disociados, lo que vamos a sacar ala luz, sino a salvarlas y servirlas de manera que la composición hábil y viril de sus factores presentes, menos apartados que los que las sociedades rencorosas y hambrientas europeas, asegure, frente a la codicia posible de un vecino fuerte y desigual la independencia  del archipiélago feliz que la naturaleza puso en el nudo del mundo”([13]) 

Es  importante señalar que el papel de Cuba en el continente y el mundo Martí lo ve muy relacionado con el peligro que representa EE.UU. para la libertad de los pueblos. “En el fiel de América - señala-  están Las  Antillas, que serian, si esclavas,  mero pontón de la guerra de una república imperial contra el mundo celoso y superior que se prepara ya a negarle el poder, __ mero Fortín de la Roma Americana; y si libres, __ y dignas de serlo por el orden de la libertad equitativa y trabajadora, ___ serían en el continente la garantía del equilibrio, la de la independencia para la América Española aún amenazada y la del honor para la gran república del norte...”([14])  

De extraordinaria significación y alcance resulta lo expresado por Martí en carta del 14 de diciembre de 1889 a Gonzalo de Quesada “Sobre nuestra tierra, Gonzalo, hay otro plan más tenebroso que hasta lo que ahora conocemos y es el inicuo de forzar a la Isla, de precipitarla, a la guerra, para tener pretexto de intervenir en ella, y con el crédito de mediador y garantizador, quedarse con ella” ([15]). No  hay nada más parecido a esta predicción martiana que lo ocurrido años más tarde, con la intervención  norteamericana, en la guerra de independencia que Cuba libraba contra España y su desenlace  final donde quedaron frustradas todas las aspiraciones de libertad.

Como parte de su vaticinio, Martí anuncia un enfrentamiento mundial del imperialismo yanqui con el resto del mundo, que comienza en los momentos actuales a ser una realidad más que evidente, expresada en:

 

1.      Enfrentamiento económico de los EE.UU.  con América Latina y el resto del mundo.

Martí desde su tiempo, alerto sobre las posibles consecuencias que implicarían las relaciones económicas desiguales con un vecino poderoso y desleal. En 1888 el Congreso de los Estados Unidos, acordó la adopción de una moneda única de plata, para ponerla en vigor en todo el hemisferio, con tales fines en 1889, a pedidos de esa nación se celebró la Conferencia Monetaria de las Repúblicas de América, con el propósito de hacer realidad lo previsto por el congreso; la misma  fracasó, en gran medida por la oposición de Martí, que participó  en representación de Uruguay, siendo secundado por las demás repúblicas.

A más de un siglo de aquel fracasado intento,  el poderoso imperio convoca, nuevamente, a la formación del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, (ALCA), que no es sólo el diseño de una zona de libre comercio, implica, sobre todo, la ejecución definitiva del viejo proyecto de la coyunda colonial sobre los pueblos y naciones de nuestra América.

El Área de Libre Comercio de las Américas implica imponer el libre flujo de capitales de una de  las economías más poderosas del planeta, la de EE.UU.,  a las economías subdesarrolladas, dispersas y endeudadas de América Latina y el Caribe, bajo la ficción de que se trata de un pacto entre “iguales”, obviándose que el PIB sumado de todas nuestras naciones es casi diez veces inferior al del país del norte.

No es que Martí plantee los problemas esenciales del ALCA, sino que la esencia  es la misma, ha cambiado un matiz, un nombre, pero son los mismos intereses.

La materialización del  ALCA dejaría sin opción o áreas de influencias  a otras economías mundiales, como la Comunidad  Europea  en el área de  América Latina.

 La ley Helms-Burton y la Torricelli no son leyes contra Cuba sino contra el mundo, su aplicación  transgrede la soberanía de otras naciones. El problema del bloqueo económico a Cuba encuentra cada vez más opositores  en la ONU como muestra una repulsa mundial.

 

2.      Enfrentamiento político mundial.

Hay un gran abismo entre las ilusiones que han pretendido crear y  lo que realmente puede esperarse del imperio, con su disfraz mesiánico de defensores de la paz, de los derechos humanos, de la igualdad, la justicia social, lucha contra el terrorismo, por la democracia y el bienestar social, pero los pueblos saben cada día con mayor claridad  que del norte brutal y revuelto  no vendrá la salvación.

La lucha de los pueblos por la verdadera democracia, la justicia social, contra el terrorismo, contra la mentira, las desigualdades sociales, por el derecho a la educación, la salud, unen cada día a los pueblos de todas partes del mundo contra las falsedades y demagogia del imperio del norte. Cada día, son  más personas  que de manera consciente se oponen a la política fascista del gobierno de los EE.UU.  y se suman a causas justas como ocurre en los momentos actuales con la  lucha por el regreso de los cincos Héroes  prisioneros del imperio.

 

3.      Enfrentamiento militar.

Como superpotencia mundial, con el uso de las armas EE.UU. se empeña en establecer un orden universal impuesto desde la cúspide de gobierno, creyéndose con el derecho a intervenir en todas las partes del mundo cuando lo estime. La política  hegemónica  yanqui, encuentra oposición en todas partes. La inmensa mayoría de las naciones y la opinión pública mundial, incluida la del pueblo norteamericano,  repudia actos como la agresión a Afganistán e Irak, donde  bajo la fachada de la democracia, se a han cometido  actos monstruos, violatorios de todos los derechos de los seres humanos. 

Estados Unidos ha proclamado su derecho a usar su fabuloso arsenal contra otros países, con la autorización de la ONU o sin ella, en una negación total del más elemental principio democrático, al ignorar a los demás miembros del Consejo de Seguridad.

 

4.      Enfrentamiento diplomático.

En los principales eventos internacionales las decisiones se producen bajo una humillante presión de los representantes norteamericanos, sobre todo en aquellos donde la votación es directa, usando para ello todos los medios a su alcance incluido el chantaje económico. Significativas  son para este caso, las siguientes palabras martianas. “El que vende no puede ofender a  quien le compra mucho, y le da crédito.”([16])

 

5.      Enfrentamiento ético-moral.

Los niveles de corrupción alcanzados por los gobiernos norteamericanos han dejado a esta sociedad sin argumentos morales, por ello recurren de manera sistemática al engaño la mentira y la tergiversación, procurando producir una imagen  distorsionada de la  realidad, posición como esa, es la que han asumido en la actual lucha contra el terrorismo y en especial su política respecto a Cuba, llegando al  ridículo, que declarándose abanderados de la lucha contra el terrorismo están dando albergue a un grupo de los más connotados terroristas que la humanidad ha conocido, encabezados por Posadas Carriles.    

 

6.      Enfrentamiento ideológico.

Los fundamentos que desde el punto de vista ideológico sustentan la sociedad burguesa en su fase imperialista son hoy insostenibles, carecen de significado desde el punto de vista práctico, no ofrecen opción viable para los múltiples  problemas que padece la humanidad y que en los marcos de la sociedad capitalista  son insolubles, los fundamentos del liberalismo burgués  quedaron sin efecto en su tiempo y hoy los del neoliberalismo y la globalización neoliberal pasan a la historia sin poder proponer alternativas de cambios positivos.

Por las razones expuestas con anterioridad y  previendo el referido enfrentamiento mundial, Martí considera la necesidad de lograr un equilibrio mundial.

La predicción martiana está presente la idea  del  equilibrio del mundo, haciendo referencia a Cuba y Puerto Rico expreso entre otras cosas: “Es un mundo lo que estamos equilibrando: no son solo dos islas que vamos a libertar” ([17])

Después del derrumbe del campo socialista y la desintegración de la URSS el equilibrio del mundo no puede  sostenerse  sobre la base de la  paridad militar,  su principal sustento tiene que ser ahora  moral, y en tal sentido la libertad de un pueblo es esencial, su papel depende de la libertad de acción como nación libre e independiente. Por eso Martí asocia el papel de Cuba a la libertad de esta como nación.

Martí considera la independencia de Cuba y Puerto Rico, un suceso histórico indispensable para saludar la independencia de las Antillas y la América Española, manifestando: “Un error en Cuba, es un error en América, es un error en la humanidad moderna. Quien se levanta hoy con Cuba se levanta para todos los tiempos” ([18])  

El mismo día en que se firma el Manifiesto de Montecristi (del25 de Marzo 1895), expresa en Carta a Federico Henríquez  y Carvajal: “Las Antillas libres salvarán la independencia de nuestra América, y el honor ya dudoso y lastimado de la América inglesa, y acaso aceleraran y fijaran el equilibrio del mundo” ([19])

La otra gran previsión Martiana es el peligro de los EE.UU. para la América Latina y el mundo.

Desde muy temprano Martí percibe las diferencias entre la   América nuestra y la del norte, desde 1871 época de su primera deportación a España tiene criterios certeros acerca de los EE.UU. comprendiendo como en la sociedad norteamericana se pospone a la utilidad el sentimiento y en cambio nosotros posponemos al sentimiento la utilidad, para él las Leyes norteamericanas han dado al norte alto grado de prosperidad y le han elevado al más alto grado de corrupción, lo han metalificado para hacerlo prospero.

De su experiencia en México ante la creciente amenaza de las agresiones de EE.UU. le queda claro que las diferencias se expresan en una relación de oposición, es un primer momento de lo que será el antiimperialismo Martiano.

En 1876 en su artículo “México y Los EE.UU.”, deja plasmada su percepción de las ideas expansionistas de los EE.UU., nadie puede llamarle aun imperialismo, aun sus métodos se confunden con el colonialismo tradicional, Martí intuye que los procesos internos del país lo están lanzando a la conquista de los nuestros, al parecer EE.UU. está dispuesto a ampliar sus fronteras a costa de otros pueblos.

“La cuestión de México, la cuestión de Cuba, depende en gran parte de los EE.UU. de la imponente y tenaz voluntad de un número no pequeño ni despreciable de afortunados agiotistas que son los dueños naturales de un país en que todo se sacrifica al logro de una riqueza material” ([20]). Martí deja claro que los EE.UU.  busca mercado para su vacilante potencial mercantil. Refiriéndose a México llego a plantear que h a de crecer para la defensa, cuando sus vecinos crecen para la codicia.

Estas primeras ideas cuando aun no podemos hablar de imperialismo se sistematizan en la obra Martiana, Martí percibe la manifestación fenoménica del imperialismo y con ella hizo un diagnóstico certero, por ello tiene razón Marinello al afirmar: “Martí tiene tantos o más méritos que Lenin, por esto: pienso que un médico que conoce los síntomas de una enfermedad, pero no conoce su origen y en virtud de esos síntomas cura el enfermo tiene a veces más méritos que el que conoce el origen de la enfermedad” ([21])

En los primeros años de la década del 80, Martí asume una posición extremadamente crítica con respecto a la sociedad norteamericana. En la segunda mitad de la década del 80 se opone consciente a cada avance del imperialismo en formación, en lo que mucho tuvo que ver su clara visión de que: “En América hay dos pueblos, y no más que dos, de almas muy diversas por los orígenes, antecedentes y costumbres, y sólo semejantes  en la identidad fundamental humana. De un lado está nuestra América, y todos sus pueblos son de una naturaleza, y de cuna parecida o igual, e igual mezcla imperante; de la otra parte está la América que no es nuestra” ([22])

Muy a tiempo Martí comprende que la riqueza material, en sí misma, no es la solución de los problemas sociales, e ese sentido refiere:  La grandeza de los pueblos no está en su tamaño, ni en las formas múltiples de la comodidad material” ([23])

Hoy en el contexto de un mundo globalizado EE.UU. se ha erigido en una superpotencia económica y militar , pero lo que no ha podido resolver son los problemas sociales que con suficiente anticipación pudo advertir Martí al señalar “.... en los Estados Unidos  en vez de apretarse las causas de la unión, se aflojan; en vez de resolver los problemas de la humanidad se reproducen...  en vez de robustecerse la democracia y salvarse el odio y la miseria, de las monarquías, se corrompe y aminora la democracia, y renacen amenazantes, el odio y la miseria” ([24])

El desempleo la miseria etc. Son resultado del desarrollo del  capitalismo, la historia lo ha demostrado, ninguno de sus intentos por salvarse  ha resuelto el problema de las grandes masas de los humildes. El modelo neoliberal  no ha funcionado, en los pueblos que se pretendió implantar lejos de solucionar la crisis  la ha profundizado y provocado estallidos sociales de incalculables consecuencias.

La capacidad de predicción  lleva a Martí a:

1.      Comprender, criticar al capitalismo y desarrolla una concepción antiimperialista antes que Lenin.

2.      Develar parte de la esencia del imperialismo, en especial  aspectos económicos  y políticos y su implicación  para el progreso de la América Latina.

3.      Explicar fenómenos que en Marxismo no se había explicado sin los fenómenos que ellos habían explicado, con el método Histórico Político.

4.      Plantear pilares éticos y políticos presentes en la Revolución socialista, previstos por Martí, no para el socialismo, pero ajustados a una sociedad con todos y para bien de todos.

5.      Prever una segunda independencia dirigida no sólo contra el imperialismo, también contra el orden social vigente en América Latina.

Para concluir quisiéramos referirnos a algunas ideas expresadas por Martí en su ensayo “Nuestra América” que sintetizan en gran medida su pensamiento predictivo, cuya esencia se pude resumir  en cuatro tesis  fundamentales de gran actualidad, que forman parte de la  proyección futurista.

1.      Las estructuras coloniales han permanecido en las repúblicas.

2.      El liberalismo no es opción de progreso que “civilizará” a América Latina.

3.       El peligro mayor de América Latina está en los EE.UU.

4.       Nuestra América se salvará con soluciones propias y  unidad real de los pueblos.

Estas ideas demuestran que ninguna receta extranjera puede solucionar los problemas de América Latina  y menos si se proyecta desde los EE.UU., por eso el ALCA no libera y si asfixia, Martí alertó sobre el peligro de la unión económica de los pueblos débiles con naciones  fuertes económicamente en condiciones de desigualdad , comprendió la necesidad de la unión real y la búsqueda de soluciones ajustadas a las características de los pueblos de la América nuestra,  como el ALBA, modelo de integración que hoy impulsan Venezuela y Cuba y  que  es una solución a la necesidad de integración y cooperación real de los pueblos de del continente, sobre la base de un intercambio justo y sostenible, que garantiza los proyectos de desarrollo estratégico nacionales.

 

Conclusiones  

Concluir  una temática sobre el pensamiento de José Martí es imposible, por eso nos limitamos  a expresar que los acontecimientos que tienen lugar en  el mundo de hoy confirman las tesis martiana en torno al peligro que para América Latina y el mundo que representa EE: UU, empeñado en erigir una dictadura fascista  mundial. bajo sus designios, intención que sólo puede encontrar oposición en naciones libres e independientes, política y económicamente.  

 

BIBLIOGRAFÍA

1.     COLECTIVO DE AUTORES: Siete enfoques marxistas sobre José Martí. Editora Política, La Habana. 1985.

2.     FINA GARCÍA MARRUZ: Textos Antimperialistas de José Martí. Selección, presentación y comentarios de. Editorial Pueblo y Educación, Habana, 1990.

3.     FREY BETTO: Fidel y la religión. , Oficina del Consejo de Estado, La Habana, 1985.

4.     HART ARMANDO: Ética, Cultura y Política. Centro de Estudios Martianos, 2001.

5.     LIMIA MIGUEL: Individuo y Sociedad en José Martí. Editorial Academia 1998.

6.     MARTÍ PÉREZ JOSÉ: Obras Completas. Editorial Ciencias Sociales. La  Habana, 1975.

7.     _______________ 0E en  3t ,  Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992.

8.     _______________Obras Completas. Edición Crítica. Tomos I, II y III CEM.

9.     _______________ Discurso por el 10 de Octubre en 1890  0E  3t, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t2,  Pág.472.

10. _______________ El tercer año del Partido Revolucionario Cubano. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág.361.

11. ______________La República Española ante la Revolución Cubana. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 1,  Pág. 60.

12. ______________Manifiesto de Montecristi. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 517.

13. ______________Honduras y los extranjeros. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T8, Pág. 35.

14. ______________La verdad sobre los Estados Unidos.  0E  3t ,  Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 350.

15. ______________Carta a  Gonzalo de Quesada del 14 de diciembre de 1889. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T6, Pág. 128.

16. _____________Carta a Federico Henríquez  y Carvajal del25 de Marzo 1895. 0E  3t ,  . Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 508.

17. _____________La Conferencia Monetaria de las Repúblicas de  América. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T6, Pág. 160.

18. Marinello, Juan.  Granma 28 Enero del 1995.

19. TOLEDO SANDE, LUIS: Cesto de llamas. Biografía de José Martí. Editorial Pueblo y Educación. 1998.

20. VITIER CINTIÓ. Juventud Rebelde 29-1-95

 

Autores: Lic. Guillermo Paumier Labaceno.

               Lic. Iiliana Duránd  Terrero

 

Email:  gpaumier@ispgt.rimed.cu

           

Universidad Pedagógica”Raúl Gómez García” de Guantánamo. Cuba  

Junio 2005


[1]  Vitier Cintió. Juventud Rebelde 29-1-95

[2] Martí Pérez, José. Discurso por el 10 de Octubre en 1890  0E  3t, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t2,  Pág.472.

[3] Martí Pérez, José. OC. Editorial Política, La Habana. 1975.  t-22  Pág. 58.  fragmento 94.

[4] Martí Pérez, José. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T8, Pág. 141.

[5] Martí Pérez, José. El tercer año del Partido Revolucionario Cubano. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág.361.

[6] Martí Pérez, José. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T4, Pág. 193.

[7] Martí Pérez, José. La República Española ante la Revolución Cubana. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 1,  Pág. 60.

[8]Martí Pérez, José. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana. 1992. t 3,  Pág. 69.

[9] Martí Pérez, José. El alma de La Revolución o Tercer año del PRC. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 361.

[10] Martí Pérez, José. Manifiesto de Montecristi. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 517.

[11]Martí Pérez, José. El alma de La Revolución o Tercer año del PRC. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 359.

[12] Martí Pérez, José. El alma de La Revolución o Tercer año del PRC. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 361.

[13] Martí Pérez, José. El alma de La Revolución o Tercer año del PRC. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 361

[14] Martí Pérez, José. El alma de La Revolución o Tercer año del PRC. 0E  3t. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 362.

[15] Martí Pérez, José. carta a  Gonzalo de Quesada del 14 de diciembre de 1889. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T6, Pág. 128.

[16] Martí Pérez, José. La Conferencia Monetaria de las Repúblicas de  América. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T6, Pág. 160.

[17] Martí Pérez, José. El alma de La Revolución o Tercer año del PRC. 0E  3t ,  . Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 362.

[18] Martí Pérez, José. El alma de La Revolución o Tercer año del PRC. 0E  3t ,  . Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 362.

[19] Martí Pérez, José. Carta a Federico Henríquez  y Carvajal del25 de Marzo 1895. 0E  3t ,  . Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 508.

[20] Martí Pérez, José.  0E  3t,  Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 1,  Pág. 93.

[21] Marinello, Juan.  Granma 28 Enero del 1995.

[22] Martí Pérez, José. Honduras y los extranjeros. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T8, Pág. 35.

[23] Martí Pérez, José. Honduras y los extranjeros. Obras Completas, Editorial  Ciencias Sociales. La Habana.1975. T8, Pág. 35

[24] Martí Pérez, José. La verdad sobre los Estados Unidos.  0E  3t ,  Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. t 3,  Pág. 350.

 

AUTORES:

Lc. Guillermo Paumier  Labaceno

Lc. Iiliana Duránd  Terrero



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados