Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Valoración nutritiva del pienso de harina de caña proteica en la alimentación de gallinas ponedoras

Resumen: El trabajo se desarrolló en el área experimental de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Granma. Se realizaron tres experimentos para evaluar el valor nutritivo de la Harina de Caña Proteica y su posible inclusión en las dietas de gallinas ponedoras. La inclusión del ensilaje de pescado mejoró los valores de proteína hasta 19.50 % y redujo los valores de fibra bruta hasta 12.51%, con adecuados valores de materia seca (84.50%) a las 48 horas de secado al sol.

Publicación enviada por Roberto Rosell Pardo y Otros Autores




 


INTRODUCCIÓN
El abastecimiento de materias primas para la producción avícola, fundamentalmente de granos y productos proteicos, se convertirá en forma creciente en un factor clave de desarrollo y fuerza de competitividad de la Industria en diversos países (Morón, 1995).

En nuestro país, el crecimiento y la eficiencia de la producción de carne y huevos está limitado por la disponibilidad de las materias primas fundamentales, cuyo costo en divisas es cada día más alto (Machado y Mazorra, 1998). En el ámbito Mundial, la diferencia de consumo anual entre los países desarrollados y en vías de desarrollo es de más de 200 huevos por persona al año (Nilipour, 1996)

En la actualidad los altos costos de los insumos agropecuarios, especialmente los alimentos balanceados, hacen que se busquen nuevas alternativas que lleven a una mejor productividad de las explotaciones ganaderas (Morales et al., 1992). El empleo de subproductos y derivados de la industria azucarera en la alimentación de las aves ha sido tema de estudio de numerosos investigadores (Pérez, 1970; Velasco et al., 1980; Valdivié et al., 1980; Valdivié y Fraga, 1988 y Valdivié, 1990) citado por Rodríguez et al., (1996).

Debido al bajo contenido de proteína bruta de la caña de azúcar, es necesaria la suplementación de proteína en las dietas basadas en caña de azúcar. En Cuba existe un alto potencial de subproductos de la pesca, que bajo procesos preparatorios de bajo costo, se pueden convertir en la fuente principal de proteínas para la alimentación de los cerdos y las aves (Vyraphet, 1998).

El papel actual de los nutriologos es reducir costos y mejorar el desempeño. Sin embargo, el máximo desempeño, no se traduce directamente en utilidades máximas. La economía será la fuerza motriz en la producción de huevos (Miles, 1999).

En los países tropicales es factible localizar y producir alimentos a partir de determinadas plantas, aun cuando los productos que se obtengan alcancen valores nutritivos relativamente más bajos que los alimentos tradicionales. El éxito de esta alternativa alimentaría radica en definir el nivel de inclusión máximo, partiendo de que la menor eficiencia en la conversión alimentaría no es precisamente compensarla con los menores precios de estos alimentos alternativos (Díaz y Lon-Wo, 1998).

Para hacer uso eficiente de los alimentos es necesario conocer el valor nutritivo y dietético de los mismos, las necesidades de cada especie y categorías de animales incluyendo el aspecto productivo y la posibilidad real de utilización de los alimentos por los animales. La clave de la buena administración de los alimentos se encuentra en el cálculo de las raciones balanceadas más económicas, el objetivo de esta investigación es obtener dietas a través del pienso de Harina de Caña Proteica (H.C.P.) con un adecuado valor nutritivo para gallinas ponedoras, con disminución importante en el costo de producción. 

MATERIALES Y MÉTODOS
El trabajo se desarrolló en el área experimental del Laboratorio de Nutrición Animal de la Universidad de Granma. Se cortó la caña de azúcar (variedad Media Luna-378), se despojó de las hojas, verdes y secas, para trabajar con el tallo limpio. El tallo fue molido en un molino de cuchillas con una maya de 5 mm de diámetro por perforación, la caña molida se expuso al sol durante 48 horas, para luego volverse a molinar en un molino de martillos con tamiz de 2 mm en las perforaciones, obteniendo así la Harina de Caña (HC). Para la elaboración del ensilaje, el pescado utilizado fue el machuelo (Ophistonema oglinum) como subproducto de la pesca.

Para la conservación del pescado se utilizó como conservante ácido sulfúrico comercial según la Metodología planteada por Miranda (1999), 72 horas después se procedió al mezclado con la Harina de Caña (HC) se siguió la metodología propuesta por Penedo (1989), para obtener la H.C.P.

Se determinó la composición bromatológica de los principales alimentos empleados en las dietas para gallinas ponedoras en el laboratorio del IIA "Jorge Dimitrov", según las técnicas de la A.O.A.C. (1980). La H.C.P. se incluyó en diferentes proporciones (10; 15; 20; 25 y 30%). Para la formulación de los piensos se utilizó el programa computarizado LINDO (1991), según requerimientos nutricionales para gallinas ponedoras (MINAGRI, 1996).

Para la determinación de la digestibilidad de los piensos se utilizó la metodología propuesta por Wiesemuller (1983). Se utilizaron gallinas ponedoras de 29 semanas de edad alojadas en jaulas individuales según tratamientos. La cantidad de alimentos se suministró ajustado a una oferta de 27 ± 3 g de MS/ Kg. PV en cada comida.

Para las pruebas de producción y consumo se distribuyeron 20 gallinas por cada tratamiento. Se controló la producción y el peso de los huevos, el peso de las aves, el consumo de pienso, la conversión alimenticia por decena de huevos producidos y por masa de huevos, y el peso de las gallinas. Para el análisis estadístico de los datos se usó un diseño completamente aleatorizado, se utilizó un análisis de varianza de clasificación simple, además se realizó análisis de regresión y correlación de acuerdo al paquete estadístico STATISTICA (1993). Para la diferencia entre medias se utilizó la prueba de rangos múltiples de Duncan (1955).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
En la Tabla 1, se muestra la composición bromatológica de la harina de caña de azúcar secada al sol (HC), se observa que la materia seca alcanza valores por encima del 80% y el valor de la proteína es muy bajo (2.33 %), constituyendo esta su principal limitante para ser usada en la alimentación animal fundamentalmente en la alimentación de las aves. La composición bromatológica del ensilaje de Machuelo (E.P) muestra valores adecuados de materia seca (18.35 %) y elevados valores de proteína bruta (56.40 %), lo que constituye un indicador importante a tener en cuenta para su incorporación en las dietas de gallinas ponedoras. También se observa que para el caso de la Harina de Caña Proteica (H.C.P.), los elevados valores de proteína (19.5%) y adecuado tenor de fibra bruta (12.51%), muestran el efecto beneficioso de la inclusión del ensilaje de pescado en este tipo de material y su factibilidad de uso en gallinas ponedoras. Estos resultados son similares a los alcanzados por Cisneros et al., (1998) al usar la proporción 2,8 Kg de ensilaje de pescado por 1Kg de HC, encontrándose dentro de los parámetros propuestos por estos autores, que obtuvieron valores entre 18 y 22 % de PB y menos de 15% de FB., se puede observar que la materia seca alcanzó valores por encima del 80%, el tiempo de secado fue 48 horas, por lo que hace de la caña de azúcar un producto apropiado para ser utilizado como vehículo para llevar el ensilaje líquido de pescado al pienso de gallinas ponedoras y más si se tiene en cuenta que la caña de azúcar tiene la propiedad de absorber varias veces su peso en volumen del líquido , esta cualidad permitirá utilizarla como soporte del ensilaje de pescado para secarlo al sol, que a su vez disminuirá el alto contenido de fibra por el efecto de la dilución al ser mezclada con el ensilaje durante el proceso de elaboración. 

TABLA 1. Composición bromatológica de la H.C.P. y de sus ingredientes ( H.C. y E.P.)


Las materias primas utilizadas en la formulación de los piensos y la composición química de los mismos aparecen en la Tabla 2. Se fijó el porcentaje de inclusión de la Harina de Caña Proteica, y del maíz como principal alimento básico o energético disponible y los resultados indican que se encuentran dentro de los parámetros establecidos para esta categoría, se observa que los niveles de proteína son similares para todos los tratamientos, aunque en el tratamiento con el 25% de inclusión la proteína es superior a los demás (17.30%), esta diferencia no afecta el comportamiento de las aves y así lo expresa Zaviezo (1997) señalando que en gallinas ponedoras con dietas de 13% de proteína, adecuadamente suplementadas con aminoácidos puros para cumplir con las necesidades diarias de aminoácidos, tuvieron un desempeño óptimo, similar a aquellas alimentadas con dietas controles de 16 % o 17% de proteína. Además plantea que las aves no tienen un requerimiento óptimo de proteína cruda, sino que sólo necesitan una cantidad que asegure la suficiente reserva de nitrógeno para la síntesis de aminoácidos esenciales.

TABLA 2. Niveles de inclusión de las materias primas y composición química de los piensos (Resultados del Laboratorio "IIA Jorge Dimitrov"

En la Figura 1, se representa la variación de la digestibilidad de la M.S. (%); de la P.B.(%) y de la F.B.(%) según el % de inclusión de H.C.P., se muestran las ecuaciones de regresión de mejor ajuste, y los coeficientes de correlación, se observa que existe una relación altamente significativa entre la digestibilidad de estos nutrientes y el porcentaje de inclusión de H.C.P. en los piensos objeto de estudio, la digestibilidad de la materia seca tiene una tendencia a aumentar en la medida que aumenta el porcentaje de inclusión de H.C.P. en la dieta de las ponedoras hasta los niveles de 25 y 30% en los que tiende a ser menor, los mayores valores se obtuvieron con el 10, 15 y 20% de inclusión de H.CP), esto pudo estar influido por el porcentaje de fibra en la dieta, y más si se tiene en cuenta lo reportado por Gálves (1998) de que el porcentaje de fibra en la dieta es uno de los factores más importantes en la variación de todos los principios inmediatos, para el caso de la digestibilidad de la proteína bruta, se observa una tendencia a aumentar en la medida que aumentan los niveles de inclusión de H.C.P. en la dieta de las ponedoras, razón que puede deberse a la influencia que ejerce la fibra bruta en la retención o disminución de la velocidad de pasaje de los alimentos por el tracto digestivo, aumentando con esto la retención de nitrógeno y con ello la digestibilidad de la proteína bruta, estos resultados son superiores a los reportados por Crevieu et al., (1997) al estudiar la digestión proteica en relación al tamaño de la partícula en la dieta de broilers, que encontraron digestibilidades aparentes de la proteína ileal de 70,2% y concluyen que las proteínas endógenas en la digesta ileal, representó cantidades importantes, y al respecto Kadim et al,. (1997) afirman que las interacciones entre los ingredientes de la dieta influyen sobre los estimados de la digestibilidad aparente del Nitrógeno ileal. Algunos autores como Rogers, Chen, Peraino y Harper (1960); Chen, Rogers y Harper (1962) señalan que la baja digestibilidad de algunas proteínas se debe más bien a su insolubilidad que a la resistencia al ataque enzimático. Carrillo (1971) pudo comprobar en trabajos in Vitro, una baja digestibilidad de la proteína de la levadura frente a la pepsina, al emplear levadura torula en la dieta de pollos de engorde. Gálves (1998) afirma que el nivel proteico de la dieta influye positivamente sobre la digestibilidad aparente de la proteína bruta, ya que con ello se reduce el total de nitrógeno metabólico fecal en el total de nitrógeno fecal, además la digestión de las proteínas vegetales por los animales monogástricos está normalmente dificultada por la relativa incapacidad que tienen para atacar las paredes fibrosas que encierran a las proteínas, por otra parte no todos los aminoácidos contenidos en una proteína son liberados en el aparato digestivo en una misma proporción. Es decir, el coeficiente de digestibilidad de la proteína no representa nada más que el valor medio de los porcentajes de liberación de cada uno de los aminoácidos en aparato digestivo. La existencia de una importante microflora en el intestino grueso hace que la aplicación del método basado en el análisis fecal origine errores importantes en la determinación de los coeficientes de digestibilidad de los aminoácidos.

FIGURA 1


La Tabla 3, muestra los principales parámetros productivos, se observa que los mejores porcentaje de puesta se alcanzan con 15; 10 y 20% de inclusión de H.C.P, con valores de (87%); (86%); (84%), Para el caso del huevo por ave entre los tratamientos T(10), T(15) y T(20) no hay diferencias significativas, aunque hay una ligera tendencia en el T(15) a ser algo superior, entre los tratamientos T(0); T(10); T(20) y T(30) tampoco hubo diferencias significativas, por tanto tuvieron un comportamiento similar, para el caso del peso promedio de los huevos hubo diferencias significativas entre los tratamientos, el mejor tratamiento fue el T(10), los tratamientos T(15) y T(20) no mostraron diferencias significativas entre ellos y fueron mejores que los tratamientos T(0); T(25) y T(30) que resultaron ser los de peor comportamiento en cuanto a este indicador. Los tratamientos T(10 y T(15) se comportaron mejor en cuanto a la conversión alimenticia por cada 10 huevos producidos y entre ellos no hubo diferencias significativas, entre el T(0) y el T(25) tampoco hubo diferencias significativas y se comportaron mejores que el T(20) y el T(30), también se observa que para el caso de la conversión alimenticia por kilogramos (masa de huevos), los tratamientos con 10 y 15 % de inclusión de H.C.P., mostraron los mejores resultados respectivamente, y el peor fue el tratamiento T(30), también aparece el consumo de alimentos, se observa que los animales del tratamiento T(15) hicieron un aprovechamiento de la ración superior a 92% y en todos los casos fueron superiores al tratamiento testigo T(0) (84.3%), indicando que la inclusión de H.C.P. en los piensos para gallinas ponedoras mejora el consumo de alimentos, la eficiencia de utilización de los nutrientes, y con ello elevar la concentración energética de la ración. El comportamiento del peso vivo de las aves aparece en la Tabla 4. 


TABLA 3 Comportamiento productivo de las aves que consumieron H.C.P.


abc. Valores con superíndices diferentes en la misma columna difieren para p<0.05 (Duncan 1955)

TABLA 4 Peso de las aves que consumieron HCP (gramos/ ave promedio)

En la Tabla, 5 aparece el costo de la Harina de Caña Proteica (H.C.P.) que fue de $56.25

TABLA 5 Costo de la H.C.P. ($ / t):


TOTAL: 56.25

En la Tabla 6, se observa la relación costo/ beneficio que se obtuvo durante la alimentación de las gallinas ponedoras, en este caso sólo se tuvieron en cuenta los tratamientos que mostraron los mejores resultados productivos, además del tratamiento testigo, los datos referentes al costo de las gallinas, el costo de alimentación y el salario de las naveras fueron ofrecidos por el departamento de planificación y estadística del CAN en la Provincia Granma, y los resultados indican que los mejores resultados se obtuvieron con el T(15) y el T(10) respectivamente, en los que por cada peso invertido se obtuvieron ganancias de $ 2,47 y $ 2,43 respectivamente y la peor relación beneficio/costo se obtuvo con el pienso control o testigo.


TABLA 6 Relación beneficio /costo durante la alimentación de las gallinas ($/$) (MN)

La Tabla 7, muestra el ahorro (USD) que se logra al emplear la H.C.P. en los piensos de las gallinas ponedoras, el costo de elaboración de los piensos según las materias primas de importación fue menor en los tratamientos con el 15 y el 20% de inclusión de Harina de Caña Proteica respectivamente. Con el 15% de inclusión de H.C.P. se ahorran 38,43 USD por concepto de elaboración de los piensos con relación al tratamiento testigo y 17 centavos de USD por concepto de consumo de materias primas de importación, además con el 15% de inclusión de H.C.P se ahorran 0.50 USD por cada gallina alojada.

TABLA 7: Ahorro al utilizar H.C.P. en los piensos para gallinas ponedoras (USD)

(1) total /t
(2) por la cantidad total de alimento necesario para la etapa
(*) $ / Kg de huevo
(3) por consumo de materias primas en USD
(**) total / gallina (2+3) 

CONCLUSIONES
Se concluye que se pueden obtener dietas con adecuado valor nutritivo incluyendo Harina de Caña Proteica (H.C.P.) en el pienso de las gallinas ponedoras hasta un 20%, con disminución importante en el costo de producción. La digestibilidad de la proteína bruta fue superior a 80 % cuando la harina se incluyó entre un 10 y 15 % y la digestibilidad de la fibra bruta alcanza los mayores valores entre 10 y 15 % (67.73 y 66.57 %): El uso de la H.C.P. constituye una alternativa viable y económica para ser incluida en las dietas de las gallinas ponedoras con respuestas productivas de hasta 87% de puesta. Con la inclusión de H.C.P. en los piensos para gallinas ponedoras se ahorran hasta 0.50 USD por cada gallina alojada, por lo que se recomienda utilizar la Harina de Caña Proteica (H.C.P.) como materia prima en la elaboración de piensos para gallinas ponedoras hasta un 20% de inclusión en dependencia de la disponibilidad del resto de las materias primas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. A.O.A.C.1980. Official methods of analysis of the Association of Official Analitical Chemist.13th. Washington, D.C., U.S.A.
2. Carrillo, O. 1971.Yeast digestion in pigs. Tesis M. Sci. Universidad de la Habana.
3. Chen, M; Rogers, Q.R. and Harper, A.E. 1962. Observation on protein digestion in vivo. IV. Further observations in the gastrointestinal contents of rats fed different proteins. J. Nutr.79: 235.
4. Cisneros, M, Aveleira, J., Rosales, J. y Renté, J.A. 1998.“Titán Alimentario” para la producción de proteína animal. Subprograma de producción de alimentos. CENA. Universidad de Granma. 
5. Crevieu, I. Carre, B.; Chagneau, A.M.; Gueguen, J. and Melcion, J.P. 1997. Effect of particle size of pea (Pisum sativum) flours on the digestion of their proteins in the digestive tract of broilers. J. Sci. Food Agric.75(2): 217-226.
6. Díaz, C.P. y Lon-Wo, E. 1998.Uso de la caña de azúcar en la alimentación de cerdos y aves en Cuba. Rev. Cubana de Ciencias Agrícolas. 32(2): 107-119.
7. Gálves, J. 1998. Valoración proteica de los alimentos para gallinas ponedoras. Escuela Superior Politecnica de Chimborazo (ESPOCH), pág. 55-69.
8. Miles, R.D. 1999. Formulación de alimentos para ponedoras para el futuro. Rev. Industria Avícola. 46 (7):38.
9. Kadim, I.T.; Mougghan, P. J. 1997. Ileal aminoacid digestibily assay for the growing meat chiken effect of the imposition of a fasting period and the nature of the test diet. Brit. Poultry Sci. 38 (3): 285-290
10. LINDO SISTEMS, INC. LINDO/ PC.1991. Linear Interactive and Discrete Optimiz. UC12. 
11. MINAGRI.1996. Requerimientos nutricionales para las especies avícolas. Unión de Empresas Productoras de Piensos. La Habana.
12. Miranda, O. 1999. Caracterización físico química del ensilaje de pescado conservado con ácido sulfúrico comercial. Resumen de Tesis presentada en opción al Título de Master en Nutrición Animal. Universidad de Granma.
13. Machado, J.R. y Mazorra, N. 1998.Utilización de Luvagar en la alimentación de ponedoras. En: Aprovechamiento biotecnológico de los subproductos y residuos de la Industria azucarera en la alimentación animal. Centro de Investigaciones en Bioalimentos. Ciego de Ávila. pp. 67-72.
14. Morales, H; Quintanilla, I. A.; Newell, J.A.; Gutiérrez, E; Hernández, C.A. y De León, R. 1995. Utilización de los comprimidos de cerniduras de granos como sustitutos del Sorgo en la Alimentación de Rumiantes.1. Vaquillas de engorda y en crecimiento. Rev. Ciencia Agropecuaria FAUANL. Vol.5, No.2, Universidad Autónoma de Nuevo León. Pág.13,1992. Morón, C. Actividades Nutricionales en las Regiones en Desarrollo. A. Latina y el Caribe. Alimentación, Nutrición y Agricultura. FAO. 13/14. Pág. 50. 
15. Nilipour, A. ¿Cómo obtener más huevos de sus ponedoras? Rev. Avicultura profesional. 14 (3): 16.
16. Penedo, J. 1989. Evaluación nutritiva del ensilaje de pescado y su utilización en la alimentación animal. Tesis en opción al grado de Dr. C. ISCAB. Cuba.
17. Rodríguez, J.; Figueroa, V.; Velasco, M.E. y Martínez, R. M. 1996. Evaluación de un alimento seco basado en miel B de caña de azúcar para gallinas ponedoras. Rev. Cubana de Ciencia Avícola. 20 (2): 153-157.
18. Rogers, Q.R.; Chen, M.L.; Meraino, C. and Harper, A.E.1960. Observation on protein digestion in vivo. III. Recovery of nitrogen from the stomach and small intestine at interval after feeding diets containing differet proteins. J. Nutr. 72:33.
19. STATISTICA for Windows.1993. Release 4.2. Copyright Stat. Soft, Inc. U.S.A.
20. Vyraphet, P. 1998. Inclusión de ensilaje de pescado (Conservado en miel final en la dieta de cerdos durante la etapa de crecimiento-ceba. Tesis presentada en opción al grado de Doctor en ciencias veterinarias. Universidad de Granma, pág. 4.
21. Wiesemuller, W. 1983. Recomendaciones para la ejecución de experimentos de alimentación. Univ. de Rostock. Alemania.
22. Zaviezo, D. 1997. Nutrición proteica de las aves: De proteína cruda a proteína ideal. Rev. Industria Avícola. 44 (12): 28.

AUTORES 
Roberto Rosell Pardo(1); 
Román Rodríguez(2); 
Armentina Ramírez Rubio(3) y 
Pablo A. Marín Hidalgo(4).

Dr. M.V. Prof. Auxiliar. Subdirector de Ciencia y Técnica1 ; 
Dr. M.V. Prof. Auxiliar. Investigador. Del CEPA. UDG2. 
Ing. Agrónoma. Prof. Asistente. Técnica integral. Responsable de Extensionismo de la UBPC “Marcial Jiménez"3. 
Prof. Instr4uctor. Subdirector Docente4. 
SUM. Campechuela. Universidad de Granma. Central del Batey. Campechuela. Granma. Cuba.
e-mail: rrosellp@udg.co.cu



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados